Historia.

Castilleja del Campo, debió estar poblada desde época romana. Al menos, eso es lo que deducen los historiadores del estudio de los numerosos restos encontrados pertenecientes a esa cultura, entre lo que se encuentran tumbas, mosaicos decorados con motivos geométricos y abundantes muestras de “terra sigilata”, que abarcan desde el mandato del emperador Claudio hasta el de Adriano.

 

Tras la invasión musulmana, en los años de la conquista de la provincia romana de la Bética (711-713), este núcleo quedó reducido a una alquería denominada “Albençameit”, donde estaba instalado, por su interés estratégico, un destacamento militar para custodiar el camino, de origen romano, que atravesaba el término.

En el siglo IX, los normandos asaltaron y saquearon Sevilla. Llegaron por el Guadalquivir, ocupando diversas aldeas y alquerías, entre ellas la de la antigua Castilleja del Campo, que fue fortificada en previsión de posibles ataques, una vez que los musulmanes ocuparon la zona.

 

Hacia el siglo XIII se produjo la victoria de las tropas cristianas sobre las musulmanas y a partir de este momento, Castilleja del Campo, ya oficialmente perteneciente al Campo de Texada, comenzó una etapa de crecimiento que le llevaría a disputarle la primacía de la comarca a Sanlúcar al Mayor.